Anime

Reseña: Kemonozume

K

Sinopsis:
Durante más de 1000 años, la escuela Kifuuken se ha dedicado desde la sombra a perseguir y eliminar a una peligrosa y antigua raza de monstruos: Los comedores de carne (seres de apariencia humana que, en momentos de gran excitación, no pueden contener terribles transformaciones ni el ansia de devorar gente). Toshihiko Momota es el hijo y heredero de este grupo, un hombre entrenado y responsable, aunque con problemas ya que su hermano no le da tregua en casa y es incapaz de cumplir eficazmente con su trabajo eliminando estos monstruos. La fortuna hace que acabe enamorándose de una preciosa chica llamada Yuka. Pero Yuka guarda un peligroso secreto: es una Comedora de Carne.

  • Episodios: 13
  • Año: 2006
  • Formato: TV
  • Estudio: Madhouse
  • Géneros: Acción, Terror, Sobrenatural, Romance

Kemonozume es un anime que llamó mucho la atención por su estilo de animación y dibujo. Por lo general, no me suelen importar demasiado esos 2 puntos, pero, cuando veo algo que simplemente se pasa de lo usual, siento la necesidad de verlo.

La historia tal vez se podría describir como un Romeo y Julieta… excepto que no lo es; no precisamente. 2 miembro de 2 grupos que han estado en constante guerra desde tiempos ancestrales (los comedores de carne y los miembro de la escuela Kifuuken) se enamoran y deciden escaparse. Ahora, si bien podría haberse ido por la ruta de “Romeo y Julieta” y convertirse en un rama tan exagerado que prácticamente se vuelve comedia, la historia opta por un tono más maduro y nos muestra una evolución en la relación de ambos protagonistas, a la par con el conflicto interno que ocurre en la escuela Kifuuken. La trama se lleva muy bien durante casi todos los episodios, con la excepción de los últimos 3 o 4 donde la calidad narrativa disminuye un poco, aunque tampoco es que sea horrible.

El anime tiene cierto aire “adulto”, y cuando digo “adulto” no me refiero a gore y a sangre, sino a temas realmente “adultos”, como la relación entre los protagonistas, tanto en la parte sentimental como en la parte sexual (sí, pueden esperar ver escenas de sexo, aunque no son realmente explícitas). A pesar de esto, la serie no solo se limita a escenas serias y dramáticas, sino que también las sabe combinar muy bien con escenas de acción y de comedia. Particularmente, la comedia que maneja Kemonozume me gustó mucho porque no es del tipo que usualmente se estila en el anime. Digamos que es un humor algo más “visual”, donde se presentan situaciones inverosímiles o ridículas que terminan siendo graciosas. Sin embargo, no llegan a ser ridículas a un punto exagerado (como en Kill la Kill o Nichijou), son algo más “realistas”, por así decirlo.

Kemonozume

Los personajes, en general, fueron bien plasmados. En este sentido, Kemonozume se distingue de otras series porque los personajes no suelen ser estereotípicos, con la excepción de uno que otro. La relación entre los 2 protagonistas está bien llevada y muestra una representación más “realista”, por así decirlo, de una relación amorosa entre un hombre y una mujer. Lo que me gustó mucho de esta relación es que los personajes son directos y no titubean y no solo nos muestran sus problemas sentimentales (Yuka teniendo problemas con el hecho de que es una comedora de carne), sino que también nos muestran ampliamente sus problemas sexuales (Ya había mencionado que habían escenas sexuales ¿Cierto?). Algo similar pasa con los personajes “secundarios” (Bien podrían considerarse primarios, solo que no se centran tanto en estos), particularmente Kazuma, el hermano de Toshihiko, y Rie, una “amiga de la infancia” quién está enamorada de Toshihiko. Para no dar spoilers, no voy a entrar mucho en detalles, así que me limitaré a mencionar que desarrollan sus problemas sentimentales a la par con los de Yuka y Toshihiko, a pesar de no aparecer en las mismas escenas. Luego, tenemos a los personajes realmente secundarios, en los cuales realmente no se profundiza, pero desempeñan perfectamente su papel de comic relief (y solo para aclarar, no todos los secundarios son cómicos, pero los más destacables sí lo son). Las escenas con el mono son de las mejores de toda la serie, por ejemplo. Por último, está el villano (no diré quién es por obvias razones), quien la verdad tiene un cambio radical en los últimos episodios en cuanto a su caracterización se refiere. Se nos muestra un personaje casi opuesto al que se nos presentó en episodios anteriores, aunque es perfectamente justificable considerando que esto ocurre cuando se nos revela que, en efecto, es el villano. Sus motivos no se expresan directamente en la serie, pero creo que se pueden deducir. Personalmente, me agradó mucho su personalidad medio psicópata, es del tipo de villanos que me suelen gustar.

kemonozume_3

Lo que más destaca de este anime es, tal vez, el arte. Digamos que es “único” en el sentido de que es muy poco usual; bastante artístico, diría yo. Es algo difícil de describir, puesto que fluctúa bastante a lo largo de los episodios: a veces es crudo, tosco y simplista, mientras que otras es bastante fluido y hasta bello. En ocasiones, los escenarios pueden oscuros y realista, mientras que otras veces son claros y surrealistas (esto último es particularmente notorio en los últimos episodios). Debido a esto, a muchos probablemente no les termine de gustar. No es lo que uno está acostumbrado a ver, así que la mayoría lo abandonará en lo primeros episodios. Sin embargo, creo que es perfectamente posible adaptarse a este nuevo estilo, además que vale mucho la pena considerando el resto del contenido que ofrece (historia, personajes, etc).

El soundtrack es, de lejos, el punto más débil de Kemonozume. Consta principalmente de jazz (en realidad, creo que todo es jazz). El género que escogieron va muy bien con el ambiente y el estilo. También es interesante ver como re-usan ciertas piezas musicales en escenas diferentes. Sin embargo, el 90% de la música es olvidable y no destaca en muchos sentidos además del hecho de que hallan sido bien empleados. El opening y el ending son buenos, pero tampoco es que sean muy destacables. De los 2, el opening es el que más me gusta.

Conclusiones:

En resumen, Kemonozume es uno de eso animes que podrían considerarse “artísticos” por la manera inusual en la que maneja ciertos aspectos, desde el arte hasta el tipo de contenido. Por ese motivo, probablemente no les gustaría; sin embargo, yo insisto en que cosas como el arte o la animación son cosas a las que valdría la pena acostumbrarse solo por ver la historia y los personajes, los cuales son muy buenos y están muy bien trabajados. Yo recomendaría esto a todas las personas a las que les gustaría ver algo “diferente” o sienten cierta atracción hacia un estilo artístico poco común (como yo). También a aquellos a los que les gustaría ver un anime con elementos románticos un poco más realistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s