Crónicas Literarias·Literatura

Crónicas Literarias: Legión (1983)

Legion

Autor: William Peter Blatty

Traducciones: Legión

Series: The Exorcist (#2)

Géneros: Terror, Thriller, Misterio, Sobrenatural

Año: 1983

Sinopsis: Un muchacho negro aparece salvajemente asesinado en un embarcadero. Su cuerpo está clavado en los remos de una barca, formando una cruz. El detective Kinderman, quien ya investigó, años atrás, la posesión diabólica narrada en el exorcista , vuelve a ser quien dirige la investigación de este espantoso crimen. Al día siguiente, un sacerdote es asesinado en su confesionario. Kinderman sabe que ambos crímenes han sido cometidos por la misma persona. Legión es un apasionante thriller que nos conduce hasta lo más oscuro de la existencia: nadie podrá evitar que el, o los, asesinos actúen, pero sí será posible desenmascarar y mirar su rostro, el rostro del Mal, cuyo nombre es Legión, porque somos muchos.

Sección en la que hablo de clásicos de la literatura, novelas de culto o simplemente de libros viejos. En la entrada anterior, hablé sobre Waldo & Magic, Inc., una compilación de 2 de los primeros relatos del escritor de ciencia ficción, Robert A. Heinlein.

Feliz Halloween atrasado
Como siempre, el tiempo conspira contra mi y no me deja sacar entradas cuando tengo planeado sacarlas. Tenía planes para redactar más entradas relacionadas al terror por el mes de Octubre, pero, por iguales razones, las tuve que dejar de lado (igual las pienso hacer porque sí, pero para después). Como una última entrada del mes, decidí hacer otra entrada relacionada con la literatura de terror: Legión de William Peter Blatty, “secuela” de El Exorcista.

Para los que no hayan leído El Exorcista (o visto su adaptación al cine), es la historia de como un demonio toma posesión de una niña y un par de sacerdotes intentan salvarla mediante un arduo proceso de exorcismo. De manera similar, Legión retoma esta temática religiosa / sobrenatural, pero esta vez más enfocada en el género la novela detectivesca, específicamente lo que se conoce como hardboiled (novelas policíacas típicamente caracterizadas por tener como protagonista a un hombre cínico y endurecido y por estar ambientadas en un lugar lleno de corrupción y violencia). Los atentos también habrán notado que está clasificada como “secuela de El Exorcista“. Qué tan ligados están ambas novelas es algo que no mencionaré, puesto que es parte de la sorpresa del final y no quiero arruinarlo para los que quieran leer Legión.

Siendo una novela enfocada en la temática policial / detectivesca, Legión se centra en un misterio en concreto: una serie de asesinatos extremadamente violentos, y las investigaciones que el detective Kinderman, el protagonista, lleva acabo para legar al culpable. No sería de sorprender, entonces, que una buena parte del libro consista en conversaciones entre Kinderman y los sospechosos, o en la búsqueda de pistas que lleven al paradero del culpable. Algo presente en Legión, que también resulta muy común en las novelas detectivescas, es que se da un tiempo para presentar la vida del protagonista y su manera de pensar. Más allá de lo mencionado antes, el libro de Blatty es bastante “corriente” como novela de misterio, y no presenta nada significativamente interesante… o casi.

legion
Imagen extraída de theninthconfiguration.com

La religión tiene un espacio protagónico en Legión, como es de esperarse. El libro está plagado de conversaciones que abarcan temas de teología -y en ocasiones de ciencia y hasta existencialismo- y digo plagado porque, literalmente, están dispersas por todo el libro. No voy a negar que algunas de las ideas de Kinderman acerca de Dios son interesantes, pero, muchas veces, sus comentarios no tienen razón de ser. El detective tiene muchas discusiones con un sacerdote, en cuyo caso está completamente justificado que se incluyan temas de índole teológica. Sin embargo, hay numerosas veces en las que Kinderman está hablando con un testigo o un sospechoso y, de repente, se pone a preguntarles si creen en Dios o hace comentarios con referencias religiosas. Desde luego, todas estas discusiones tienen algo de relevancia en la trama, pero resulta bastante innecesario incluirlas en situaciones que no lo ameritan. Tampoco ayuda que estas escenas son bastante largas y densas, y usualmente terminan rompiendo la inmersión que el lector pueda tener en la historia.

En cuanto al lado sobrenatural, los que han leído El Exorcista se encontrarán bastante decepcionados con Legión. El Exorcista no solo contiene pasajes muchísimo más siniestros y macabros, sino que también les dedica mucho más tiempo. En comparación, en Legión, lo sobrenatural solo aparece al final y se presenta de manera sumamente veloz. Una pena, considerando que esto es, de lejos, lo mejor que ofrece el libro, siendo que falla terriblemente en la parte de misterio. Esto último lo atribuyo tanto al exceso de discusiones teológicas, como al hecho de que misterio tiene una explicación sobrenatural, lo cual resta valor al 80% del contenido previo a la revelación.

Como thriller, Legión resulta bastante nulo. Como mencioné antes, una buena parte del libro se va en la investigación del misterio, pero, más allá de la descripción de los asesinatos, no hay nada que cause suspenso o interés. Los personajes nunca se encuentran en peligro -salvo al final- y las investigaciones nunca llevan un resultado satisfactorio (dentro de la lógica, por lo menos) y se ven constantemente interrumpidas por la continua verborrea de Kinderman. No es sino hasta las últimas páginas que, recién, se puede sentir el “suspenso” y el “terror” del que tanto hablan los críticos que alaban a esta novela como una obra maestra del género. Lastimosamente, y lo vuelvo a decir, esta parte es efímera y termina dejando un mal sabor de boca por lo corta que es a comparación del resto del libro.

En definitiva, Legión es un libro bastante decepcionante que no se compara en lo más mínimo con su predecesora. La novela termina pareciendo, más bien, una excusa por parte del autor para verter sus opiniones teológicas, en lugar de transmitir una historia. Personalmente, no lo recomendaría a nadie, a excepción de aquellos interesados en el trabajo del autor. Al resto, les sugiero encarecidamente que mejor lean El Exorcista. De todos modos, Legión es muy difícil de encontrar en formato físico y la búsqueda no vale la pena.

legion
Edición de Emecé

Breves datos acerca de la traducción:
Legión solo cuenta con una traducción al español, realizada por Montserrat Solanas Mata en 1983. La novela de Blatty ha sido publicada por varias editoriales, entre ellas Emecé, Plaza y janés, Círculo de Lectores, Edivisión, todas igualmente complicadas de encontrar en físico y descatalogadas para el momento en el que se escribió esta entrada. La edición de Emecé es la más común en el mercado de libros de segunda mano.

Acerca del autor:
William Peter Blatty (Nacido el 7 de enero de 1928 en Nueva York) es un escritor y director de cine estadounidense. Comenzó a escribir El Exorcista, su obra más conocida, en la década de 1950, tras leer sobre un caso real de posesión satánica que aquejó a un joven de 14 años de Maryland a principios de la década de 1940. También fue productor de la película del mismo nombre, de 1973, dirigida por William Friedkin, por la que recibió un Óscar al mejor guion adaptado en 1973. Adicionalmente, Blatty escribió y dirigió The Ninth Configuration (1980) y El Exorcista III (1990), basada ésta en su novela Legión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s